Oración

La oración es la parte principal de nuestro Seminario. En ella, descubrimos cuál es nuestra vocación. La vocación es la llamada de Dios para servirle, tanto siendo curas, con el sacramento del matrimonio, dedicándonos a la Vida Consagrada o a lo que Él tenga preparado para nosotros que tendrá como finalidad, nuestra felicidad.

Esta llamada no se puede descubrir de la noche a la mañana, por eso, en el Seminario se nos ofrece un tiempo de oración por la mañana, por la tarde y por la noche para descubrir lo que quiere Dios de nosotros.

Y os estaréis preguntando "Sí, pero, ¿qué hacéis?"

Nosotros rezamos laudes, que son cantos de alabanza a Dios y acción de gracias por el nuevo día que nos ha dado; las vísperas, que son acción de gracias por el día que hemos vivido; las completas, que son cantos en los que le pedimos que nos proteja mientras dormimos y, también, son peticiones para que Dios nos de un nuevo día; el rosario y la sabatina, que son métodos de oración que van dirigidos a la Virgen María; la lectio divina, que consiste en meditar la Palabra de Dios; y, por último, la Eucaristía, es la parte más importante del día, aquí se hace presente realmente la Pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Todo esto, no lo hacemos en un día, todo sigue un horario, excepto la Eucaristía que se celebra todos los días.