ANDRÉS

Rabí, (que significa maestro), ¿Dónde vives?Él les dijo: "venid y lo veréis". (Juan 1, 38)

· ¿quien soy?

Soy Andrés, de Alfaz del pi, el pequeño de dos hermanos de una familia que hablando del ámbito religioso no es practicante sino más bien cristianos por costumbre. Este año curso 2º de estudios eclesiásticos y me gustaría contaros como Dios me ha ido llamando.

· LA SUERTE DE MI COLEGIO

Recuerdo muy bien y con mucha alegría los años del colegio, yo fui desde infantil hasta tercero de la E.S.O. al colegio de Ntra. Sra. de los Dolores en Benidorm que lo llevan las hermanas de la Doctrina Cristiana, ellas y el colegio son quienes hicieron que tuviera a Dios presente todos los días.

¿Pero qué fue lo que me hizo tomarme la fe enserio?

Fue en primero de la E.S.O. cuando una mañana entró en clase una hermana para decirnos que empezaba la catequesis de confirmación y como todos mis amigos se apuntaron pues yo también. En catequesis la hermana nos insistía mucho en la asistencia a misa dominical, ¿por qué si no para qué confirmarse? bueno pues esto me lo tomé en serio y empecé a ir a misa todos los domingos a mi parroquia y a coger cada vez más gusto por la misa, puede ser porque ya me enteraba mejor de la eucaristía, de ir todos los domingos pasé a ir también algunos días entre semana y ahí fue cuando el párroco me echó el ojo.

· MONAGUILLO

No se me olvida la tarde en la que entré en la sacristía para saludar al sacerdote, él me regaló un libro que me hizo mucho bien y también me ofreció ser monaguillo, desde aquel día empecé a ayudar en el altar, la misa se me pasaba volando y eso de ayudar al sacerdote me gustaba.

Desde entonces pasé a tener un papel más activo en la comunidad parroquial y una buena relación con mi párroco, que me ayudó mucho a avanzar en la fe.

· VOCACIÓN

En mi vocación no hay nada extraordinario ni del otro mundo, Dios me ha ido hablando en lo ordinario de la vida, en las pequeñas cosas, en determinadas personas como mi párroco, él ha sido la persona que más ha hecho por mi, cuidando mi vocación desde el primer momento y alentándola durante los años de seminario.

Recuerdo un día cuando ya llevaba un par de años de monaguillo preguntarle a mi cura en el despacho parroquial que, que era lo que había que hacer para ser sacerdote como él, entonces me habló del seminario y de lo que se hacia allí, pero ahí se quedó esa pregunta. Pero que casualidad, que no creo que lo fuera, al poco tiempo de esa pregunta vinieron a mi colegio un par de seminaristas a dar su testimonio y hablarnos del seminario. Ver a esos chavales jóvenes que estaban en el seminario discerniendo si Dios quiere que sean sacerdotes despertó en mi otra pregunta, ya no era: “D. Miguel ¿Qué hay que hacer para ser cura como tú?” sino esta otra “¿y por qué no yo Señor?.


· SEMINARIO

Esta pregunta se ancló en mi corazón, no paraba de venirme a la mente. ¿Y por qué no yo?, ¿Por qué no ser sacerdote?

Hasta que un día me decidí a darle respuesta a esa pregunta, y no hay mejor sitio para encontrarla que en el seminario.

La mañana que mi párroco me presentó en el seminario, me quedé alucinado con aquel lugar, era enorme y precioso. El formador que nos atendió me invitó a pasar una semana en el campamento de la Carrasqueta para conocer a los seminaristas con los que en septiembre iba a vivir, el campamento fue una sensación rara porque a mi los campamentos no es que me vuelvan loco pero el ambiente que había entre los seminaristas me encantó, todos iban a una, se respiraba alegría, cosa que hizo que finalmente me decidiera a entrar y en septiembre del 2016 empecé con mucha ilusión cuarto de la E.S.O. en el seminario.


¿Y TÚ, NO TIENES NINGUNA PEGUNTA A LA QUE DAR RESPUESTA?